Els Pavellons de la Finca Güell

Exterior de los pavellones de la Finca Güell

AÑO DE CONSTRUCCIÓN

1883 - 1887

DIRECCIÓN

Avinguda de Pedralbes, 7, Barcelona

http://www.ub.edu/museuvirtual/visita-virtual-pavellons-guell/

El primer trabajo de envergadura que Gaudí hizo para su gran mecenas, Eusebi Güell, fueron los Pabellones de la Finca Güell, construidos entre 1883 y 1887 y situados en el número 15 de la avenida de Pedralbes. El encargo consistía en diseñar los jardines del palacio de veraneo –el actual Palacio Real-, construir las puertas de entrada a lo largo de todo el perímetro así como los dos pabellones de acceso, destinados a la casa del portero y las caballerizas.

El conde Güell había heredado los terrenos de Can Feliu y Can Cuyás, en el entonces municipio independiente de Les Corts de Sarriá, y quería acabar de dar lucimiento a la finca principal que había construido el arquitecto Joan Martorell. Aquí, Gaudí dejó su sello personal con la estética de estilo neomudéjar propia de sus obras iniciales y la introducción de arcos, vueltas en parábola y cúpulas hiperbólicas.

Dragón de la Puerta Principal de la Finca Güell

LAS PUERTAS Y EL DRAGÓN GUARDIÁN

La finca Güell disponía de varias puertas de entrada, una para cada orientación. Gaudí trabajó concretamente en el acceso de la zona norte, donde estaba el camino que conducía a la ciudad. Esta puerta principal, por la que llegaban los invitados, estaba muy próxima a la masía que se había ido renovando y ampliando con los años hasta llegar a la categoría de palacete. El artista hizo algunos pequeños trabajos de ornamentación exterior.

El elemento más destacado y llamativo es la espectacular reja de forja en forma de dragón con ojos de cristal de la puerta de carruajes. Esta figura representa Ladón, el dragón guardián del Jardín de las Hespérides vencido por Hércules, en un episodio que narra Jacint Verdaguer en su poema La Atlántida. La forma del dragón corresponde a la posición de las estrellas de la constelación de la Serpiente, en la que fue convertido Ladón como castigo por el robo de unas naranjas. Precisamente sobre el dragón hay un naranjo hecho de antimonio, alusivo también a las Hespérides.

Las otras tres puertas de la finca perdieron funcionalidad con la obertura de la Diagonal. Una se puede ver aún delante del cementerio de Les Corts, aunque su reja de hierro se trasladó a la Casa Museo Gaudí del Park Güell. La segunda fue  reconstruida en el año 1957 al lado de la Facultad de Farmacia y la tercera fue restaurada en 1982 para situarla cerca del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera, ubicado en el mismo campus de Pedralbes.

Detalle de una de las puertes de la Finca Güell
Ventanas y parte superior de uno de los Pavellons Güell
Fachada exterior de un Pavellón Güell

LA CASA DEL PORTERO

Delante del parque y dentro del perímetro de la antigua propiedad se conservan los dos pabellones unidos por una pequeña entrada para viandantes y una más grande y majestuosa (cinco metros de ancho), para los carruajes. Además, el muro original de ladrillo con oberturas secundarias continúa presente, avanzando a lo largo de la avenida de Pedralbes y de la calle George Collins.  Este conjunto arquitectónico dual será repetido más adelante por Gaudí con ciertas variantes funcionales y estilísticas en la entrada principal del Park Güell.

El primer pabellón, conocido como la casa del portero, es un edificio pequeño de tamaño pero de imponente volumetría. Está formado por dos cuerpos rematados con unas vistosas cúpulas y proyectado en un estilo bastante ecléctico que contrasta notablemente con el de las caballerizas. Resulta interesante la mezcla que consigue entre los elementos estructurales y la variedad de ornamentos de la superficie. Gaudí usa el barro crudo (material de bajo coste y buena capacidad térmica) como muro de contención. En cambio, hace servir ladrillos macizos de colores, desde el rojo hasta el amarillo, para colocarlos en las esquinas y en las zonas de las paredes más expuestas a los esfuerzos de carga.

CABALLERIZAS DE DOBLE CUERPO

Las caballerizas, por su parte, también tienen una composición doble: el cuerpo principal donde se sitúan las cuadras de los caballos y otro de planta circular cubierto con una vuelta esférica que cubría el espacio conocido como picador. La forma de este edificio viene directamente dictada por su función y la técnica constructiva utilizada. Nos encontramos delante de un ejemplo del mejor Gaudí, un trabajo de juventud que entusiasmó a su cliente.

La estructura la forman un conjunto de arcos parabólicos y vueltas de ladrillo a la catalana de perfil ligeramente curvado, que conforman el espacio donde colocaban los animales y las comedoras, a las cuales llegaba el agua de la lluvia que se recogía en la cubierta.

Los cierres eran de pared de barro revestidos con piezas cerámicas o de cemento que se reforzaban con hileras de ladrillo macizo, unos elementos constructivos indispensables que el arquitecto aprovechaba para ornamentar el edificio exteriormente con unos incipientes mosaicos de trencadís, tal como había hecho en la Casa Vicens, su primera obra barcelonesa. 

CESIÓN AL ESTADO Y USOS UNIVERSITARIOS

Con la muerte de Eusebi Güell, sus herederos cedieron al Estado parte de la finca situada por encima de la nueva avenida Diagonal con el objetivo de convertirse en residencia real. La casa fue totalmente reformada y el arquitecto Nicolau Mª Rubió Tudurí diseñó y dirigió unos magníficos jardines, que actualmente son públicos, y en los cuales todavía se encuentran muestras de trabajos menores de Gaudí. En el año 1958 una parte importante de los terrenos próximos al Palacio Real fueron comprados para construir la nueva Ciudad Universitaria.

Al pasar a manos de la Universidad de Barcelona, los pabellones se readaptaron y en el año 1969 fueron declarados Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional. Mientras uno se acondicionó como vivienda del personal de la universidad, las caballerizas acogieron, a partir de 1977, la sede de la Cátedra Gaudí en virtud de una cesión verbal hecha por el rector al profesor Joan Bassegoda.

Actualmente, la UB sigue gestionando ambos edificios, desocupados y en proceso de ser restaurados.

Exterior de los pavellones de la Finca Güell
Interior de les caballerizas de los Pavellones Güell
Arcos parabólicos en el interior de los Pavellones Güell

HORARIOS

Visitas guiadas los sábados y domingos. Horarios según idioma:

10.15 h y 12.15 h, en inglés

11.15 h, en catalán

13.15 h, en castellano

Cerrado: 1 y 6 de enero; 25 y 26 de diciembre.

 

VENTA ANTICIPADA

Reservas para visitas guiadas 932 562 504

 

CÓMO LLEGAR

Autobús: 7, 33, 63, 67, 75, 78, H6, L14, L79, L97
Metro: L3 - Palau Reial
Tram: T1/T2/T3-Pius XII

 

TRANSPORTES TURÍSTICOS

Bus Turístic: Ruta azul. Palau Reial - Pavellons Güell

Instagram gallery

Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar